//
Physik im Alltag und Naturphänomene

¿Por qué se arrugan los dedos mojados?

Alles-im-GriffSchlichting, H. Joachim. Investigación y Ciencia 7 (2016)

Física y evolución del refinado mecanismo que emplea nuestro cuerpo para impedir que las cosas se nos resbalen de las manos en ambientes húmedos.

Algunas expresiones del lenguaje cotidiano tienen su origen en el pasado remoto. «Cuando manejamos una situación, tratamos de que las cosas no se nos vayan de las manos y no permitimos que nadie nos manipule»; en frases como esta, nuestra forma de hablar refleja una función ancestral y clave para la supervivencia del ser humano: la de asir y utilizar objetos con las manos.
Entre las circunstancias aprovechadas por la selección natural para dotarnos de un agarre firme se encuentran las fuerzas de rozamiento entre la mano y el objeto en cuestión. Aun así, en ocasiones necesitamos una pequeña ayuda. Por ejemplo, si mientras cavamos nos escupimos de vez en cuando en las manos, aumentaremos la fricción entre ellas y el mango de la pala. Sin embargo, que las manos húmedas proporcionen un mejor agarre es más bien una excepción. Los gimnastas espolvorean en sus manos carbonato de magnesio, también conocido como magnesita, con el fin de absorber la transpiración y aumentar así el rozamiento.
¿En qué casos son el rozamiento y el agarre mayores y cuándo menores? De preguntas como esta se ocupa la tribología de la piel, que en los últimos años se ha convertido en una disciplina por derecho propio que, de hecho, ya nos ha ofrecido algunas ventajas prácticas. Hasta hace poco, ponerse crema en las manos significaba estar dispuesto a que se nos escurriese cualquier objeto de ellas. Hoy, sin embargo, ya hay cremas para la piel que garantizan un buen agarre inmediatamente después de su aplicación.

¿Adaptación evolutiva?
El grado de rozamiento entre dos objetos no solo depende de los respectivos materiales, sino también de la morfología de las superficies en contacto. Un ejemplo lo hallamos en las arrugas que aparecen en las manos y los pies después de un largo baño. Normalmente contemplamos este fenómeno con mayor o menor disgusto, pero ¿se trata realmente de un defecto? ¿O acaso nos beneficiamos de él, como cuando lavamos los platos y estos no se nos resbalan? Justamente por esa razón, las pinzas de sujeción de numerosas herramientas presentan superficies estriadas, ya que así su agarre resulta más firme. Así pues, ¿se debe la aparición de estas arrugas a las ventajas evolutivas que conlleva? … Weiter

 

Advertisements

Diskussionen

Es gibt noch keine Kommentare.

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden / Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden / Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden / Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden / Ändern )

Verbinde mit %s

%d Bloggern gefällt das: